The Blarney stone: un poquito más del libro


          Según cuenta la leyenda, hay una gran piedra en la parte alta del castillo, y quien ose besarla obtendrá el don de la elocuencia persuasiva. Osado y con un par de bemoles, porque dicha piedra se encuentra a una altura considerable, y para besarla hay que adquirir una postura inverosímil tumbándose en el suelo de espaldas dejando ésta al vacío y llevando la cabeza hacia atrás para poder rozar la roca con los labios, quedando expuesto a tus ojos el vacío del que pendes. Tengo vértigo, sí, pero estoy segura de que merecerá la pena. Lo único que hay que tener en cuenta es llevar contigo un buen amigo/a en el que confíes plenamente, para que te sujete mientras realizas dicha maniobra.
             Tras una buena borrachera de viernes, decidimos que el domingo iríamos a verlo y cada uno de nosotros serviría de apoyo para el otro en la hazaña del beso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Procesos conservadores del cadáver

SI NO LO HACEN ELLOS, LO HARÉ YO

"¿LLAMAS TÚ? YA LLAMO YO, QUE TENGO TARIFA PLANA"