Un pequeño fragmento del libro


Infinidad de veces me he preguntado si existe
el destino, y es algo de lo que estoy completamente
segura, solo tienes que saber ver las señales. 
Fácil, ¿no?
Las ves, las reconoces, piensas, recapacitas
y normalmente actúas. Pues no; tendemos a 
verlas, reconocerlas, llegamos incluso a pensar,
y es ahí cuando nuestro lado racional nos taladra
con su charla de que algo así no es posible, que
son sólo imaginaciones, que es demasiado bonito
para ser verdad y de que algo así no te puede 
suceder a ti. ¡Imposible!
No llegas siquiera a recapacitarlo, es tan convincente
que te parece hasta ridículo haber tenido una idea 
como esa, ¿o no es cierto? En ese momento dejamos
pasar las señales, y lo malo de todo es que pasan una 
y otra vez, y hacemos caso omiso de ellas. Cada una 
con un mensaje que nuestra conciencia deja escapar.
 Así somos o, en mi caso, así era.
                       

Comentarios

Entradas populares de este blog

Procesos conservadores del cadáver

SI NO LO HACEN ELLOS, LO HARÉ YO

"¿LLAMAS TÚ? YA LLAMO YO, QUE TENGO TARIFA PLANA"